PALABRAS DE MALA PRENSA: Traición, por María Elena Picó Cruzans




Palabras de mala prensa
traición
María Elena Picó – Mayo 2011 –


“Muchas veces en la vida me llamaron traidor. La primera fue a los doce años y tres meses, cuando aún vivía en un barrio a las afueras de Jerusalén. Fue durante las vacaciones de verano, faltaba menos de un año para que el gobierno británico se retirase del país y naciera, en medio de la guerra, el Estado de Israel.

Una mañana vimos en la pared de nuestra casa, debajo de la ventana de la cocina, escritas con unas letras gruesas y negras, unas palabras que decían: ¡Profi, boged shafe! (¡Profi, vil traidor!).”

 
Así comienza la novela de Amos Oz. Y nos lleva a un encuentro directo con los entresijos de la traición a través de su protagonista, un joven adolescente al que apodan “Profi” como diminutivo de profesor. A Profi le


“encantan las palabras: coleccionarlas, ordenarlas, mezclarlas, darles la vuelta, formarlas”,


y poco a poco se va internando en el sonido y los significados de la palabra “traición”, que le cautiva.



No es fácil para un adolescente rescatar esta palabra. En la adolescencia vivimos las traiciones intensamente, desde su lado más trágico, y seríamos capaces de vender el alma al diablo por no ser acusados de traidores. Para un adolescente ser un traidor es ser un “vil traidor”. Es una etapa de movimientos inciertos donde aprendemos a respirar la traición por todos los poros de nuestra piel en silencio y nos internamos en los parajes a los que nos conduce: nos asomamos al precipicio del crecimiento con el vértigo agazapado a nuestras espaldas. Nuestra supervivencia ha dependido de mantenernos fieles (a nuestra familia) y, ahora, aunque hayamos salido tímidamente del redil familiar, sigue dependiendo de ser fieles a nuestro grupo.  Queremos alzar el vuelo, pero...¿hacia dónde?



No resulta extraño, después de leer la novela de Amos Oz, que a Profi le llamaran a menudo “traidor”, ya que desde su adolescencia acepta el camino que el crecimiento de la vida le propone, y opta por vivir de manera diferente a como vive la gente sedienta:



“Gente como ésa quizás esté condenada a vagar durante toda su vida por un desierto interior, entre áridas dunas amarillentas, arenas movedizas, soledad. Muchas aguas no lo apagarán, ni lo bañarán los ríos”. 



En la Gestalt he aprendido que en la vida nos vemos envueltos en dos importantes traiciones: la primera traición la llevamos a cabo casi al nacer, al ingresar en la familia que nos acoge: consiste en traicionarnos a nosotros mismos para ser fieles a lo que nuestros padres esperan de nosotros; la segunda traición la vivimos en la adolescencia (si más o menos tenemos suerte): consiste en traicionar a nuestros padres para ser fieles a nosotros mismos. Las dos traiciones son cuestión de supervivencia, y las dos tienen la misma recompensa: el crecimiento, al mismo precio. Es difícil para el adolescente, que cree que la traición forma parte del mundo de los adultos, al que no tiene mucha prisa de pertenecer (hay quien se olvida incluso de que existe). Puede ocurrir, incluso, que estemos tan pegados al papel que nuestros padres han seleccionado para nosotros que creamos que es el traje que hemos elegido. No siempre estamos dispuestos a pagar el precio de nuestra libertad: no siempre estamos dispuestos a sobrellevar la acusación de “traidores”. No siempre optamos por crecer.

De nuevo la Gestalt nos ofrece la oportunidad de mirarnos desde horizontes más amplios y es capaz de integrar en nuestra vida lo que ha permanecido oculto o ajeno a nuestros ojos. 



Una terapeuta gestáltica, Maru Martí, me acercó al libro de Oriah Mountain Dreamer, “La invitación” y así tuve la oportunidad de disfrutar de un poema de amor y de vida donde me hablaba de la “traición” desde un vértice de reconciliación y apertura. Recomiendo a menudo la lectura (y relectura de este poema, y la práctica de las meditaciones que propone).


(...) 
“No me interesa si lo que me cuentas es cierto.
Quiero saber si puedes
decepcionar a otra persona
para ser fiel a ti mismo;
si podrías soportar la acusación de traición
y no traicionar a tu propia alma;
si eres capaz de ser desleal
y por lo tanto digno de confianza”.
(...)


Oriah Mountain nos dice que


Cuando aceptamos la traición y asumimos la responsabilidad de nuestras decisiones de romper pactos, debido a que sabemos que alguien ha roto el suyo con nosotros, nos duele por anticipado la pérdida de la inocencia. Para confiar de nuevo, debemos estar dispuestos a enfrentarnos a la sombra de la inocencia: la ingenuidad deliberada que está aferrada a la negación y rechaza la verdad porque es demasiado dura”. (...) “Si no podemos vivir con nuestra necesidad de renovar los acuerdos que hacemos, rompemos la única promesa que en verdad nos debemos mutuamente: decirnos la verdad”.

 
Cada vez que releo estas páginas me sorprendo descubriendo nuevos mensajes y sincronías con mi vida. En algunas ocasiones me veo huyendo de la vida; otras, me siento loba herida, y, a veces, cu
 ando la tierra abre sus rendijas, incluso soy capaz de ser la propia delatora de mis traiciones.



Y procuro no olvidar que, a veces, una mancha tan sólo es una mancha.





LA INVITACIÓN (Poema completo) ORIAH MOUNTAIN




Comentarios

Entradas populares de este blog

LA LETRA Y LA MÚSICA: Hojas de otoño (La hojas muertas), por Ancrugon

LA LETRA Y LA MÚSICA: Castillos en el aire, de Alberto Cortez, por Ancrugon

JUGUETES: Adivina adivinanza, por Ancrugon