CONVERSANDO CON ALICIA: ¿Dónde habitan las ideas?, por Ancrugon


Alicia llega como la brisa en una tarde de verano… Cuando se sienta frente a mí y me sonríe, creo oír el sonido del mar, pero huele bastante mejor. Ahora comprendo lo que sentían aquello poetas medievales que crearon sus trovas en el reino provenzal entre suspiros por un amor imposible… Pero mientras la observo, ella se limita a abrir su carpeta, sacar sus folios, coger pensativa el bolígrafo y mordisquearlo suavemente entre sus labios cereza, totalmente indiferente a mi sufrimiento.

-          Cuando acabes de decir tonterías, podríamos comenzar. – Dice la cruel. – Hoy traigo bastantes preguntas y no tengo mucho tiempo.

-          ¿Te espera alguien? – Indago sumido entre la curiosidad y los celos.

-          ¿De verdad crees que te importa?

-          ¡Qué desalmadas podéis ser las mujeres cuando os sabéis admiradas!- Ella me ignora. - Bueno, comencemos.

Alicia emite un suspiro tranquilizador y me mira sin verme durante unos segundos.

-          Cuando quiero escribir algo y me pregunto sobre qué, siempre se me llena la cabeza de muchos pensamientos que se van igual que vienen, pero no queda nada a lo que pueda llamar una idea… ¿Por qué me cuesta tanto?...

-          Tal vez eres demasiado exigente. Es como con las personas, a veces nos forjamos una imagen de la mujer o del hombre ideal y vamos rechazando todo lo que se nos pone por delante que no se ajuste a nuestro molde preconcebido… Seguramente estés dejando escapar bastantes buenas ocasiones…

-          Ja, ja… No cambiarás nunca…- Yo me encojo de hombros y ella sonríe. – Entonces, ¿cómo definirías la idea?...

-          La idea es una imagen mental, no es real, pero se puede basar en la realidad, o en irrealidad, o incluso en lo que no existe. Las ideas no paran de moverse en nuestra mente, crean asociaciones, se ramifican… Lo mejor es estar alerta y no dejar pasar ninguna buena ocasión. Hasta la idea más descabellada puede servirnos, sólo hay que seguirla hasta ver dónde nos lleva.

-          Pero, eso no me soluciona nada…

-          ¿Cómo que no?... Mira, un día estás en una heladería y ves a un hombre solitario, sentado en una mesa en una mesa un poco alejada de ti. Entonces comienzas a divagar, ¿estará esperando a su novia o mujer?... ¿será homosexual?... ¿Estará recuperándose de un rechazo?... ¿Será un terrorista y va a colocar una bomba en esta heladería?... ¿Será simplemente un hombre al que le gustan los helados?... Las posibilidades son infinitas, pero tú debes elegir la que más se ajuste a aquello que quieres decir sobre el hombre en cuestión, porque para crear un personaje, lo que menos te importa es quién es ese hombre en la realidad, y así vas divagando y creando conexiones y relaciones que te llevarán a lugares que nunca antes de comenzar podrías haber pensado en llegar.

-          Quieres decir que debo emplear mi imaginación para encontrar la idea.

-          Perfecto. El bueno de Buñuel decía que la imaginación era como un músculo que se debía ejercitar todos los días, para ello el ejercicio que mejor le va es el de prestar atención, estar con el rádar puesto constantemente para no perderte nada importante de lo que ocurra a tu alrededor, pero, cuidado, cuando digo importante no me refiero a cosas que saldrían en la televisión o en los periódicos, aunque también, pero lo importante para la creación puede esconderse en las cosas más insignificantes. Ves algo, lo interpretas a tu manera, lo coloreas a tu gusto, le das tu toque personal y ya tienes tu obra de arte.

-          Pero eso puede ser muy pesado, siempre estando alerta y concentrada. Yo no podría vivir estando a todas horas atenta a lo que ocurre a mi alrededor…

-          No, por supuesto, ni tú ni nadie. Sin embargo a veces ves algo que te llama la atención y no sabes por qué, es como una corazonada de que ahí hay materia suficiente para un buen tema… surge una idea.

-          Entonces, ¿crees en la inspiración?

-          No, no creo. La inspiración, para mí, es el trabajo, pero debo reconocer que hay unos momentos más favorables que otros en los que parece que nuestros sentidos están más alerta y son más capaces de percibir las vibraciones. Cuando Lamartine decía que no era él quien pensaba, sino sus ideas las que lo hacían por él, se estaba refiriendo a que para trabajar necesitaba un estado de concentración especial.

-          Pero el otro día me dijiste que cada persona debe encontrar su lugar para trabajar y su forma de concentrarse…

-          Claro, eso es así, y también te digo que incluso es bueno cambiar, no quedarse en un lugar donde la mente se va cerrando a una costumbre, a un único horizonte.

-          Entonces, imaginemos que yo voy por la calle y un día veo al cartero y, de pronto, se me ocurre una idea sobre una cartero que si tal o cual, pero que antes, el resto de los días de mi vida que he estado viendo a ese cartero continuamente no se me había ocurrido, y dices que eso no es inspiración…

-          No, simplemente se ha dado una asociación de ideas que antes no había ocurrido. Mira, está lo que se llama “inspiración inmediata, mística”, que es como el que ve un milagro… Es, ni más ni menos, que algo se te ha ocurrido en ese preciso instante… no hay nada de divino ni mágico en ello. Luego están esos artistas que parecen poseídos por algo febril, incluso sufren como si pariesen de verdad la idea… yo, de ellos, me haría mirar por un psicólogo… Lo más normal es que las buenas ideas salgan de un proceso: hay algo que llama la atención y luego se desarrolla, se trabaja, se buscan conexiones, se rechazan unas, se cogen otras, hasta que se da con el camino bueno y, ya está.

-          Es decir, trabajar y trabajar.

-          Lo siento si te he decepcionado, pero las musas son simplemente una metáfora, una imagen, es decir, una idea para representar simplemente la solución de una búsqueda. Antes del cuento no hay magia, lo mágico lo pones tú con tu trabajo y tu sensibilidad.

-          Entonces, ¿dónde habitan las ideas?

-          En todas partes. Todo está hecho de ideas y todo contiene ideas, el trabajo de la imaginación es descubrirlas y enlazarlas hasta darles forma. Cada uno de nosotros vemos las cosas de diferente forma, por lo tanto, podemos interpretar la realidad de muchas maneras distintas, y en eso consiste el arte, no en parecerse a la realidad, sino de interpretarla.

-          ¿Y cual sería el ejercicio mejor para desarrollar mi imaginación?

-          Imaginar, soñar, crear… por supuesto que para ello necesita alimento: lectura, cine, música… cualquier cosa que le haga estar activo, incluso un paseo por la naturaleza o un café en un bar, ¿por qué no?, el cerebro se alimenta de todas las imágenes, sonidos, olores, sabores, texturas que le rodean y ahí se esconden las ideas. Para ser un creador lo único imprescindible es estar vivo.

-          Ya, si quiero escribir, tendré que vivir.

-          Muy bien, querida, pero como una persona, no como una bonita flor.

Alicia sonríe llena de vida y su sonrisa en sí es la propia vida. Recoge todo en su carpeta y se dispone a marcharse, pero se detiene en la puerta y se vuelve pensativa.

-          Si esto es así, entonces nuestras existencias podríamos decir que son simples ideas desarrolladas según un guión previo…

-          ¡Jo, qué profunda te has levantado hoy!... Podría decirse, incluso creo que algunos es lo que pretenden que creamos… Pero a mi me gusta más pensar que somos nosotros mismos quienes escribimos nuestros propios guiones.

Entonces me señala con un dedo acusador y me dice con voz de pícara:

-          Sí, eso te define bien…

Y se marcha dejándome sumido en un mar de ideas que mi imaginación es incapaz de concretar…


Sally Oldfield-Mirrors




Participación


Vamos a jugar un momento a que vemos las cosas de forma diferente a como son. Mirad a vuestro alrededor e intentar describir lo que veis, pero interpretándolo desde una perspectiva absurda, buscando relaciones en las cosas que no parece que existan en la realidad. De esta manera podremos crear un mundo diferente, puede que absurdo, puede que grotesco, maravilloso o terrible… depende de cada uno. ¿Os atrevéis?

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA LETRA Y LA MÚSICA: Hojas de otoño (La hojas muertas), por Ancrugon

LA LETRA Y LA MÚSICA: Castillos en el aire, de Alberto Cortez, por Ancrugon

JUGUETES: Adivina adivinanza, por Ancrugon